CARTA A LA COMUNIDAD

Garantizaremos una sólida y durable estabilidad laboral para todas y todos nuestros funcionarios académicos y no académicos.

Estimadas y estimados miembros de la comunidad USACH,

El propósito del presente Programa de Gobierno Universitario, que propongo para el período 2018-2022, es hacer de nuestra Universidad un espacio de libertad en la creación y difusión del conocimiento en todas las áreas del saber, para alcanzar un liderazgo académico nacional e internacional en pro de la construcción de un mundo mejor. Para ello, corregiremos las bases de nuestra institucionalidad colocando en el centro de su gestión el valor intransable de la persona humana y la promoción democrática de una estimulante vida en comunidad.

Hemos reiterado que somos parte de una gran Universidad, fundada sobre una historia que nos enorgullece, y hemos alcanzado importantes e innegables logros en nuestra historia reciente. No obstante, nuestra Universidad necesita fuerzas y visiones renovadas para recuperar el buen trato y el respeto por las personas, y para ejercer liderazgo en el debate público, en la innovación docente y en investigación. Nos hemos desvinculado de la realidad y centrado en nosotros mismos, intentando asegurar calidad, pero descuidando la pertinencia de nuestros programas. Estamos detenidos en investigación, con 27 Fondecyt Regular aprobados en 2018, contra 31 en 2007, y durante 8 años entre el puesto 451 y 480 del ranking QS, que mide prestigio sobre base de opiniones, pero en los rankings más importantes que incluyen datos cuantitativos y de dominio público estamos en 7° lugar en el THE y no figuramos entre los 500 del ARWU de Shangai ni entre los 800 del NTU de Taiwán. No tenemos una clara, ni menos una adecuada política institucional en posgrado, en recursos humanos, en carrera académica (paso a planta, paso desde las vicerrectorías a las unidades académicas), en la plena incorporación de los profesores por horas de clases, en infraestructura, en la eficiencia del gasto, en comunicaciones estratégicas, en formación inicial docente, en el aumento de ingresos ni en la gestión de la gratuidad. Nuestra participación en la generación de políticas públicas es muy discreta y somos cada vez menos relevantes en la construcción de la historia. Nuestra estructura de gobierno centralizada y vertical es obsoleta y cerrada, en desmedro del desarrollo y potenciación de las unidades académicas, y no hemos sabido integrar adecuadamente las nuevas tecnologías de información y herramientas de gestión. De mantener este rumbo, el estancamiento, la desprolijidad, y la falta de proyectos innovadores ponen en riesgo nuestra estabilidad institucional y laboral, como también nuestro futuro.

Para revertir este estado de situación, impulsar la transformación requerida e inaugurar y potenciar nuevos caminos y sueños que nos motiven y reencanten como comunidad universitaria, hemos estado diseñando un Programa de Gobierno con el que concretaremos nuestros objetivos. Inspirados en los valores fundamentales de nuestra institución, buscamos la excelencia y pertinencia para el siglo XXI, con respeto a la dignidad de las personas, en el resguardo permanente de la libertad, con respeto a la diversidad y a la promoción de una cultura democrática que trascienda todo nuestro quehacer.

Nuestra propuesta se apoya en siete pilares, que hemos reorganizado en cuatro para su mayor claridad y comprensión: (1) las personas, elemento central de nuestra acción, actuarán sobre (2) un campus universitario sostenible e integrador, de calidad urbana, arquitectónica y tecnológica, y se organizarán en (3) una administración descentralizada, flexible y al servicio de la comunidad, a través del fortalecimiento de las unidades académicas de base y una gestión participativa y moderna; para cumplir con excelencia (4) la misión universitaria, la que incluye la generación del conocimiento (investigación y doctorados), la transmisión del conocimiento (pregrado, magíster y educación continua), la transferencia del conocimiento (vinculación con el medio y el aporte al diseño de políticas públicas) y la conservación del conocimiento. De estos cuatro pilares derivan las acciones que aquí presentamos.

Para desarrollar nuestro programa, pondremos a disposición de la comunidad un nuevo modelo de gobierno caracterizado por un liderazgo participativo con acento en lo humano, el ejercicio del nuevo marco regulatorio que nos ofrece la Ley de Universidades del Estado, un modo de gestión transparente, una toma de decisiones inclusiva de los intereses y objetivos colectivos, el reconocimiento del mérito académico como único eje de evaluación y la valoración y respeto de la rica diversidad y sensibilidad disciplinaria de cada individuo. En consecuencia, las personas serán el centro de nuestra gestión, por lo que garantizaremos una sólida y durable estabilidad laboral para todas y todos nuestros funcionarios académicos y no académicos, estimulando el desarrollo individual y de equipos; salvaguardando los logros de las personas y unidades, buscando terminar con el discrecional “caso a caso”, eliminando la precarización, la improvisación y la inestabilidad, mejorando las condiciones salariales, desarrollando una infraestructura de calidad, construyendo un campus sostenible, rehabitando un espacio amable, diverso y en armonía. Privilegiaremos la generación de propuestas y proyectos colaborativos, poniendo a las unidades académicas de base en el centro de la construcción de nuestro proyecto para una Universidad de excelencia. Asumimos además el desafío de generar espacios y prácticas de gestión universitaria que faciliten el surgimiento de liderazgos internos -nacionales e internacionales- entre los miembros de nuestra comunidad, garantizando la libertad de expresión y disenso, escuchando y acogiendo la crítica transformadora para renovar las ideas, dando un nuevo impulso re-encantador de la Universidad

Pero este Programa será letra muerta sin las ideas, opiniones, sugerencias y propuestas de toda la comunidad. Por ello, en las próximas semanas iremos abriendo espacios para que todos aquellos que deseen contribuir pública o anónimamente lo puedan hacer, pues nos interesan todas las ideas. Tenemos el potencial para llegar a liderar en ciencia, tecnología, arte, humanidades, ciencias sociales, políticas públicas y en las decisiones más estratégicas de nuestro tiempo. Solo necesitamos creer en nosotros, darnos una oportunidad para realizar el gran salto que anhelamos y tomar colectiva y osadamente las riendas de nuestro destino institucional. Tenemos un sueño y te invitamos a sumarte a este proyecto, abriendo un nuevo camino para hacer de la Universidad de Santiago de Chile una Universidad de Excelencia.

La posibilidad existe y es ahora.

Dr. Rodrigo Vidal Rojas

Profesor Titular

Candidato a Rector 2018-2022

Universidad de Santiago de Chile

Santiago de Chile, 9 de abril de 2018

Te invito a comunicarte conmigo a través de los siguientes medios

Mail institucional: rodrigo.vidal@usach.cl

Mail personal: rodrigo@vidalrojas.cl

Twitter: @Vidal_Rojas

Sitio Web: www.vidalrojas.cl